Ir al contenido principal

En seguridad, lo gratis puede salir muy caro



Como suele ocurrir el principal problema no se encuentra en las medidas de seguridad de la tecnología Wi-Fi sino en la propia conciencia del usuario, pues ¿qué ocurre cuando nos conectamos a una red Wi-Fi?


Durante los últimos años las comunicaciones inalámbricas han ganado un enorme protagonismo con la proliferación de nuevos estándares como el 802.11 ac,  que son capaces de llegar a ofrecer al usuario velocidades superiores a las de las conexiones cableadas.

Como en toda tecnología que crece a pasos agigantados, existe un riesgo alto en la seguridad con la que los usuarios acceden a sus datos. Numerosos sistemas detectan la presencia de la tarjeta radio de nuestro móvil (sin haberse asociado a un AP) para extraer información sobre nuestra localización, por lo que no es necesario conectarse a un Wi-Fi para dar cierta información.

En este caso, la información siempre tiene un carácter “anónimo”, ya que lo único que se puede tener visibilidad es de equipos con unas determinadas características (dirección MAC, etc.) que han entrado en el rango de acción del sistema Wi-Fi. Así, por ejemplo, la información que las empresas del segmento de retail consiguen es del tipo “¿Cuántos usuarios nuevos han visitado una tienda?” o “¿En frente de qué escaparate se han parado?”, “¿Cuánto tiempo?”, etc.

Como suele ocurrir el principal problema no se encuentra en las medidas de seguridad de la tecnología Wi-Fi sino en la propia conciencia del usuario, pues ¿qué ocurre cuando nos conectamos a una red Wi-Fi?
El procedimiento técnico toma el nombre de “asociación” entre nuestro dispositivo (estación) y el AP. A partir de este proceso, todo tráfico que generemos pasa a través del punto de acceso que radia el SSID al que nos hemos conectado. Según el escenario en el que nos encontremos, la privacidad puede quedar altamente comprometida.

Muchos ciberdelincuentes juegan con ingeniería social y despliegan una red Wi-Fi abierta en determinados sitios públicos. Por ejemplo, en un aeropuerto o una estación de tren. Es perfectamente lícito que empresas doten de infraestructura Wi-Fi gratuita en este tipo de espacios donde la gente se encuentra ante largos periodos de espera, por lo que es posible levantar una red WiFi con el nombre que queramos. Se trata, sin duda, del escenario perfecto para que los usuarios menos conscientes de los peligros de estas prácticas se conecten a una red Wi-Fi con nombres tales que “Free_WIFI” o “Guest_Hotspot”, entre otros.

A partir del momento en el que se realiza dicha asociación, todo el tráfico de navegación que el usuario origine en su dispositivo puede ser perfectamente analizado con las herramientas adecuadas. Estamos hablando no solo de conocer páginas web que visite el usuario sino de contraseñas del usuario que en un alto porcentaje son reutilizadas para distintos servicios.
A pesar de que el tráfico importante (bancos, cuentas privadas, etc.) debe ser HTTPS y viajar debidamente cifrado, un atacante puede usar determinadas herramientas para extraer las contraseñas. Por ejemplo, son cada vez más frecuentes portales que levantan los delincuentes idénticos a las páginas originales (Gmail/Facebook, etc.) y que solicitan “reintroducir” las credenciales de usuario. Estos portales obviamente no proceden ni de Facebook ni Gmail sino que han sido diseñados con el objetivo de que los usuarios dejen en dicha páginas sus contraseñas y datos personales.

En este escenario, conviene recordar que hay que ser muy cauto al conectarse a redes Wi-Fi desconocidas. Y que, en el caso de que utilicemos este tipo de conexiones, el usuario debe ser consciente de que al realizar esa conexión está abriendo la posibilidad de que se examine su tráfico, por lo tanto debería reflexionar sobre a qué tipo de páginas accede. En otras palabras, quizá sea una buena idea dejar para cuando estemos conectados a nuestra Wi-Fi de casa consultar el saldo de nuestra cuenta. 

Fuente: http://www.pcworld.es

www.conectareus.com

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo protegerte de los cuatro ciberataques más populares en internet

ABC consulta con expertos y hackers las claves para protegerse de ataques de tipo «ransomware», «phishing», «adware» y «WiFi Hacking» La tecnología tiene sus beneficios, pero también sus pegas. Su vertiginoso desarrollo ha facilitado la vida de los usuarios; sin embargo, ha permitido que los delincuentes informáticos tengan más armas a su alcance. Y cada vez las utilizan más y mejor. Así lo demuestra, por ejemplo, el repunte de ciberataques gestionados por el Incibe . Si en el año 2014 estábamos hablando de 17.888 ciberataques; en 2018, se ascendió hasta los 111.519 incidentes. Nadie está completamente a salvo, ni particulares ni empresas. Pero eso no significa que no se le puedan poner las cosas especialmente difíciles a los atacantes. La empresa de formación tecnológica Keepcoding ha destacado cuatro de los ciberataques más populares actualmente en España. ABC consulta con hackers y expertos las claves para que el usuario pueda detectarlos a tiempo y evitarlos. Ransomware Pos

Estado actual del sector tecnológico en España

Los avances tecnológicos tienen cada vez un peso más grande en las economías de todos los países del globo, desde Brasil, India hasta cualquier ciudad europea. España no se encuentra entre las primeras potencias tecnológicas a nivel internacional, pero si que se puede decir que nuestro sector tecnológico está creciendo y desarrollándose de tal manera que su futuro es muy esperanzador, sobre todo para las variables macroeconómicas. A continuación, haremos un repaso de la situación de este sector en nuestro país y las empresas más importantes dentro y fuera de nuestras fronteras. España es la quinta potencia tecnológica de Europa Nuestro país ocupa el quinto lugar en relación con las inversiones extranjeras en empresas de tecnología, con 672 millones de euros percibidos el año pasado según un informe de la empresa internacional de inversiones en compañías tecnológicas Atomico, con sede en Londres. Reino Unido se sitúa en primer lugar con 4530 millones de euros en

Mozilla lleva la protección californiana a todos los usuarios de Firefox

La Ley de Privacidad del Consumidor de California (CCPA) entró en vigor el 1 de enero, pero Mozilla ha prometido aplicar las medidas de protección a todos los usuarios de Firefox durante 2020 . La CCPA es una ley aprobada por California para proteger la privacidad de los usuarios y dar a las personas más control sobre la forma en que las empresas pueden utilizar sus datos. La CCPA exige a las empresas que sean transparentes en cuanto a los datos que recogen y cómo los utilizan, y que den a los usuarios la posibilidad de impedir que las empresas vendan sus datos. Microsoft fue una de las primeras compañías en comprometerse públicamente a aplicar la protección de la CCPA a todos sus clientes de EE.UU. Mozilla va aún más lejos, aplicando los derechos de la CCPA a todos los usuarios de Firefox en todo el mundo. No es la primera vez que Mozilla adopta este compromiso. Cuando la UE aprobó su legislación de privacidad GDPR, Mozilla extendió de forma similar esas protecciones a todos los usu