Síguenos en:


Search

Con la tecnología de Blogger.

Popular Posts

Labels

jueves, 31 de diciembre de 2015

Windows 10 ya se ha instalado en 200 millones de ordenadores





Microsoft está dando todo para que la amplia comunidad de usuarios Windows de todo el mundo se actualice a su nuevo sistema operativo Windows 10 lo antes posible, indispensable para crear una comunidad homogénea. Las últimas cifras al respecto ya sitúan la presencia de Windows 10 en 200 millones de ordenadores en todo el mundo, una cifra mayúscula pero que aún está lejos de las previsiones de la compañía norteamericana.

Windows 10 acaba de alcanzar los 200 millones de instalaciones en ordenadores de todo el mundo, un salto importante respecto a los últimos datos de 110 millones de instalaciones que se tenían desde el pasado mes de octubre. A este ritmo, Windows 10 se está instalando en 40 millones de ordenadores por mes, una cifra de crecimiento que no haría cumplir las previsiones de los de Redmond que pretenden alcanzar los 1.000 millones de sistemas con Windows 10 al concluir 2016.

Pero con la llegada de 2016 habrá algunos cambios relativos a una mayor presencia de Windows 10 en el mercado. De hecho a primeros de nuevo año la actualización a Windows 10 desde ordenadores con Windows 7 y Windows 8.1 será ya una “instalación recomendada”, lo que hará que el nuevo sistema operativo se instale de manera automática como el resto de instalaciones recomendadas. Eso sí, si no te interesara sólo necesitas ir a las opciones de Windows Update y cambiar la configuración al respecto de las instalaciones automáticas.

La llegada de Windows 10 a dispositivos Windows Phone también acelerará mucho la cifra. Se espera que a primeros de 2016 esté disponible Windows 10 Mobile en los móviles y tabletas habilitados, con una versión previa que ya están exprimiendo los usuarios seleccionados del programa Insider.


También hay muchas esperanzas puestas con la próxima gran actualización para Windows 10 conocida como Redstone que, entre otras mejoras, ofrecerá las esperadas extensiones para el navegador Edge y mejoras de rendimiento y estabilidad, aunque su puesta a disposición del público no llegaría hasta el próximo verano.

Conviene recordar que, de momento, el salto a Windows 10 desde Windows 7 y Windows 8.1 es gratuita, y que se trata de una promoción que no es ilimitada. Se desconoce una fecha concreta donde se deshabilitará la promoción, pero es probable que se mantenga durante todo el 2016 para facilitar la llegada a la cifra objetivo de instalaciones marcadas en la hoja de ruta de los de Redmond.


Sin embargo la actualización a Windows 10 no está exenta de problemas. Son ya muchas las quejas relativas a las actualizaciones problemáticas que se están experimentando con las sucesivas actualizaciones acumulativas lanzadas por la empresa para su nuevo sistema operativo. Desde fallos de instalación incomprensibles, incompatibilidades con el paquete Office, borrados de archivos de sistema o mal funcionamiento de navegadores, Mail o Maps, han provocado numerosas quejas de la comunidad que se ha tenido que buscar sus propias soluciones.

Fuente: http://computerhoy.com/

www.conectareus.com 
 

La próxima directiva sobre seguridad de las redes y de la información, a examen




En vías de aprobación, la directiva hará que dentro de poco las organizaciones europeas van a contar con una reglamentación que deberán tener en cuenta para segurizar sus redes, algo especialmente importante para infraestructuras críticas objetivos de ciberataques.


La Unión Europea está elaborando una nueva directiva sobre seguridad de las redes y de la información, un acuerdo al que todavía le queda camino que recorrer para que finalice el proceso de aprobación, pero de gran importancia para las organizaciones europeas se cara a segurizar sus redes. En Blue Coat ven con satisfacción como numerosos Estados miembros de la Unión Europea están trabajando en la fijación de estándares sobre ciberseguridad, unos nuevos requisitos que son especialmente importantes para las infraestructuras críticas como centrales de producción eléctrica, bancos y aeropuertos, que suelen ser objetivos frecuentes en los ciberataques.

La directiva sobre seguridad de las redes y de la información, junto con el Reglamento general de protección de datos, están pensados para fortalecer la seguridad global de las organizaciones europeas imponiendo un mínimo de información. Mientras que el segundo se centra inicialmente en la protección y almacenamiento de los datos, la directiva está pensada en concreto para hacer frente a los riesgos asociados a los incidentes con la seguridad de las redes y la información. Adicionalmente, la obligación de informar sobre las brechas en seguridad, debe contribuir a crear un acercamiento más transparente y colaborativo a las amenazas, lo que va a redundar en un beneficio para todos.

Para Blue Coat, la directiva sobre seguridad de las redes y de la información proveerá a las organizaciones con un mejor conocimiento de las competencias y funcionalidades necesarias para proteger sus redes. Esta información va a ayudar a las organizaciones a priorizar y escoger dentro de las numerosas soluciones tecnológicas actualmente disponibles para que, de forma proactiva, puedan identificar los potenciales riesgos de seguridad y subsanarlos rápidamente.

“Sin embargo, las empresas y proveedores de tecnología no deben creer que con el mero cumplimiento de la nueva reglamentación vaya a ser suficiente. La directiva debe ser entendida como un punto de partida para una actitud mucho más proactiva hacia la seguridad de las redes. Es la única forma de asegurarse de que logre alcanzar su objetivo de incrementar, en modo colectivo, la seguridad de las redes corporativas europeas”, señalan desde Blue Coat.

Fuente:  http://www.pcworld.es/

www.conectareus.com 


Cuando las redes sociales arruinan tu vida


Rostros públicos y anónimos deben recalar en los daños que causa una identidad digital mal gestionada.

El 10% de los jóvenes pierden un empleo.La cuenta de Twitter en el smartphone.

«Piensa dos veces antes de publicar. Lo que cuelgas ya no se borra». Es el mensaje que lanza el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incide) en España, a través de su subdirector de Operaciones, Marcos Gómez, en conversación con ABC. El consejo no debe caer en saco roto, toda vez que los datos del Instituto, que gestiona la Oficina de Seguridad del Internauta, dan cuenta ya de que más de un 5% y hasta un 10% de los jóvenes de 16 a 34 años en España pierden una oportunidad de trabajo por el mal uso que hacen de las redes sociales. Les pasan factura las fiestas con amigos, y las numerosas fotos que cuelgan en situación de embriaguez, por poner un ejemplo, o sus comentarios ofensivos y su mala educación.
«Al final, todos somos esclavos de nuestras palabras. Uno siempre publica lo que quiere sin pensar en que puede tener consecuencias, pero hay que ser conscientes de los riesgos que conlleva», dice a su vez Esteban Mucientes, vicepresidente de la Asociación Española de responsables de Comunidades OnLine (Aerco).
El último caso de alguien a quien su identidad digital le ha jugado una mala pasada es el de Sergi Guardiola, un jugador de fútbol fichado y fulminado para la plantilla del Barcelona B en apenas ocho horas. El joven de Manacor pidió ayer disculpas a Cataluña y al Barça por haber herido su sensibilidad después de que «un amigo» –se escudó– usase su cuenta personal en la red de micromensajes Twitter para publicar unos comentarios nada apropiados que a la postre le han servido la rescisión de un contrato. Fue un compañero, Toni Alcóver, según su versión, quien grabó en el año 2013 en su «timeline» o cadena de mensajes publicados unos comentarios en contra del que ha resultado ser su club contratante en 2015 y alabando al eterno rival. Fuere quien fuere, el perfil era suyo. Expertos como Mucientes recomiendan tener presencia digital, al tiempo que manejan las redes con responsabilidad y sentido común, sin aprovechar el anonimato que otorga internet. Los especialistas siempre ponen un ejemplo muy sencillo: no publiques en la Red aquello que no serías capaz de decir en alto al destinatario.

«Yo no fui, fue mi cuenta»
«Yo no puse ese tuit que ha aparecido ahora», argumenta el delantero que pertenecía al Alcorcón, a lo que Gómez, desde el Instituto que vela por las buenas prácticas en las redes, responde: «El caso es más común de lo que parece. Las empresas ya rastrean el perfilado del empleado o futuro empleado, se ha convertido ya en un factor más de información de la persona. Y se debe pensar en qué se publica con una visión a futuro». El asidero de Guardiola, dueño del perfil que emitió los tuits no se sostiene cuando, a renglón seguido, dice: «Si sé que lo he puesto y vengo al Barça, soy el primero en borrarlo. Como está en mi Twitter y afecta a mi persona pido disculpas».
El usuario de la red de microblogging dispone de entre uno y dos años para borrar sus mensajes emitidos. Si no, solo una demanda del usuario a la empresa obliga a la red social (desde hace poco tiempo y en base a la legislación europea) a emitir el borrado, explica Marcos Gómez, quien detalla que en el caso de Facebook un perfil se borra en seis semanas y expide una copia de seguridad con toda la información que contiene a quien haya solicitado el borrado. Guardiola debería haber pedido ese borrado si quería jugar en la entidad azulgrana.
Además, Incide y Aerco alertan de que borrar un tuit tampoco es la mejor solución, porque «una captura que circula por redes, o WhatsApp, va a permanecer. El mejor consejo es detenerse dos segundos antes de publicar, sobre todo si eres un rostro público». Mucientes, por su parte, concita: «No conviene eliminar el tuit. Cuanto te pones en el foco y quieres evitar dejar rastro, lo tienes difícil. Todos tenemos nuestra cuenta llena de errores. Cuando se comete un error, la solución es actuar con responsabilidad, pedir disculpas y seguir». Así obró en 2012 la dirigente socialista Elena Valenciano tras publicar durante el encuentro España-Francia de la Europa un comentario soez contra la «fealdad» de Ribery. Retractarse forja una identidad digital «saludable», aduce Gómez, lo que lleva al punto de inicio: las empresas no solo despiden por la «huella» digital, también «cazan talentos» debido a ella.  

Fuente: http://www.abc.es/

www.conectareus.com