Síguenos en:


Search

Con la tecnología de Blogger.

Popular Posts

Labels

jueves, 21 de junio de 2018

¿Desprotección total frente a los haters?


Son ya muchas las ocasiones en las que varios clientes se encuentran en la misma situación: “Estoy harto, cada tweet que escribo, cada artículo o noticia en la que salgo referenciado, es automáticamente comentado con infinidad de mentiras, estoy desesperado, no sé qué puedo hacer. He probado a bloquearle pero inmediatamente abre tres o cuatro perfiles nuevos, también he intentado hacerle entrar en razón pero no he conseguido nada.”
El relato de los hechos es siempre muy parecido, sin embrago la víctima no responde a ningún tipo de patrón común; empresas, personajes públicos, personas anónimas, menores de edad…En estos tiempos en los que parte de nuestras vidas se ve expuesta en las redes sociales, todos podemos ser víctimas de un hater.
¿Debemos permitir este tipo de conductas como una parte inherente a las redes sociales? ¿Existen medidas que nos protejan de forma efectiva frente al ciberacoso?
Pues bien, la norma que tipifica este tipo de conductas existe y debería protegernos frente a este tipo de injerencias que vulneran nuestro derecho a la libertad, así como otros derechos fundamentales como son el derecho a la intimidad, al honor y la propia imagen.
Debemos remontarnos al año 1998 si queremos encontrar la primera norma penal que sancionaba el cyberstalking, cuando en California se incluyeron expresamente en su código penal las comunicaciones electrónicas como medio válido de acoso. En nuestro país, este tipo de conductas habían sido analizadas en numerosas ocasiones por nuestros tribunales como coacciones o amenazas, sin embargo la ausencia de una regulación específica en la mayoría de los casos era motivo suficiente para que quedaran impunes. Finalmente, en el año 2015 se introdujo, con la última reforma del código penal, el ciberacoso como conducta constitutiva de delito siempre que se realizara de forma insistente y reiterada y alterara gravemente el desarrollo de la vida cotidiana de la víctima (art 172.ter 2 CP). Las penas que se pueden imponer a los ciberacosadores son siempre de multa salvo en aquellos supuestos en los que las víctimas sean especialmente vulnerables por razón de su edad, o enfermedad o en supuestos de violencia de género en cuyo caso podrían imponerse penas de prisión de hasta dos años.

Habrá que tener muy en cuenta la posible aplicación de delito de odio, con penas de hasta cuatro años de prisión, toda vez que también podría encajar dentro de las conductas de algunos de los haters

A pesar de los esfuerzos de nuestro legislador para adaptarse a los nuevos tiempos, a día de hoy sería difícil afirmar que dicha norma está siendo eficaz, y que gracias a ella se consigue evitar nuevos casos de ciberacoso y castigar a aquellos haters que a diario actúan en las redes sociales. Aunque nuestros tribunales ya han dictado numerosas sentencias condenatorias por este tipo de delitos, en muchas ocasiones los procedimientos iniciados son finalmente archivados porque no se consigue identificar a su autor al resultar insuficientes los datos de identidad asociados a sus perfiles (IP, ID, cuenta de correo…) o incluso una vez identificado, se ha considerado que los hechos no revestían de la gravedad suficiente o que se trataba de episodios esporádicos que en ningún caso podían alterar la vida cotidiana de la víctima. Teniendo en cuenta lo anterior, como en cualquier otro tipo delictivo habrá que estar al caso concreto a fin de analizar si determinada conducta encaja o no en lo previsto en nuestro código penal.
Asimismo, aunque no se trata de un tipo delictivo para el que exista una regulación expresa relacionada con las redes sociales y otros medios de comunicación a distancia, habrá que tener muy en cuenta la posible aplicación de delito de odio, con penas de hasta cuatro años de prisión, toda vez que también podría encajar dentro de las conductas de algunos de los haters. En estos casos será necesario que exista una incitación al odio por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.
Por último, no se puede obviar la importancia del contenido de los términos de uso de las redes sociales. A modo de ejemplo las Reglas de twitter prohíben expresamente comportamientos como acosos o intimidaciones. Nuevamente nos encontramos con una base normativa sólida para defendernos de estas conductas, esta vez buscando el apoyo de las propias plataformas para la retirada de los contenidos o el bloqueo de los perfiles de los haters, sin embargo al igual que ocurría en la aplicación de la norma penal por parte de nuestros Jueces y Tribunales, cuando las personas (o los Chatbots) de la red social deben tomar la decisión sobre si un mensaje es o no constitutivo de acoso, en muchas ocasiones no cuentan con la preparación oportuna a fin de dar una solución acertada al conflicto. Y es que en ningún caso se trata de una tarea sencilla realizar una valoración acertada y objetiva cuando entran en juego, derechos fundamentales como la libertad de expresión, la intimidad, el honor y la propia imagen.
Por todo ello, y a pesar de que existan grandes dificultades, a veces de carácter tecnológico y otras procesales, que retrasen o en ocasiones imposibiliten la existencia de una respuesta rápida y eficaz, no por ello debemos aceptar si más tales conductas, y si de verdad se está siendo víctima de una conducta de cyberstalking que exceda de los límites establecidos legalmente, se deberá hacer uso de todos los medios legales a nuestro alcance.

Los CIO no entienden mucho el BlockChain

Menos del 1% de los CIO de las empresas a nivel mundial han invertido o implementado algún tipo de solución basada en tecnología blockchain, según una encuesta elaborada recientemente por Gartner.


Una encuesta llevada a cabo a más de 3138 cargos CIO por Gartner, monitorizó que la adopción de esta tecnología es casi inexistente, aunque el 8% de los consultados se encontraba en una etapa de ejecución en modo pruebas o piloto.
Por su parte, más de un tercio de los encuestados afirmó no tener ningún interés en blockchain, mientras que el 43% dijo que la tenía en el radar pero no se planteaba por el momento ninguna acción.
David Furlonger, analista de Gartner, destacó que aún cuando la tecnología había sido anunciada a bombo y platillo en los últimos meses, no hay que apresurarse en las implementaciones, pues podrían generar problemas significativos y fallos de innovación, además de convertirse en una inversión desperdiciada, con decisiones imprudentes e incluso el rechazo como tecnología revolucionaria.
Son muchas las industrias que despiertan un interés especial en las iniciativas blockchain y queda por ver si aceptarán redes descentralizadas, distribuidas y con tokens o bien se detendrán a medida que intenten introducir blockchain en sistemas y flujos de valor heredados.
De entre los 293 CIO que respondieron que ya tienen o planean invertir en blockchain, casi un cuarto dijo que requería las habilidades más nuevas para implementar en cualquier área tecnológica. Alrededor del 18% dijo que las habilidades de blockchain eran las más difíciles de encontrar, el 14% indicaba que blockchain requería el mayor cambio en la cultura del departamento de TI y el 13% creía que la estructura del departamento de TI tenía que cambiar para su implementación.
Gartner destacó que el desafío para los CIO no es solo encontrar y retener ingenieros calificados, sino acomodar el crecimiento de recursos a medida que crecen los desarrollos. Blockchain requiere de comprender, en un nivel fundamental, aspectos de seguridad, leyes, intercambio de valores, gobernabilidad, procesos y arquitecturas comerciales. Las líneas tradicionales de negocios  y estructuras de organizaciones ya no pueden operar bajo sus entornos tradicionales.
La encuesta de Gartner publicada también está alineada por lo recogido por otro informe del grupo de investigación Data61 de CSIRO que coincide en afirmar que la tecnología está todavía en su infancia. Surgirán sin duda nuevos modelos de negocio pero hasta ahora hay muy pocos ejemplos de uso significativo en la producción de sistemas blockchain dentro de las industrias o en el sector público.



iBM Call for Code: Cloud, Data, AI y Blockchain para mitigar impacto de desastres naturales

Una inversión de 30 millones de dólares en 5 años de IBM, busca unir a los desarrolladores para resolver problemas sociales de suma importancia, buscando beneficiar a la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y Cruz Roja, en alianza con Linux Foundation y el creador David Clark Cause.


El Gigante azul, IBM, junto a una serie de organizaciones aliadas, lanzaron la iniciativa Global “Call for Code”, considerado el esfuerzo más grande y ambicioso para reunir a desarrolladores de startups del sector académico y empresarial, para resolver uno de los problemas más acuciantes de la sociedad en estos tiempos: prevenir, responder y recuperarse de desastres naturales.
En el marco de la Conferencia VivaTech en París, la CEO de IBM, Ginni Rometty, convocó a la industria de tecnología para ayudar a construir un futuro mejor. Para ello, comprometió la aplicación de tecnología de IBM y una inversión de 30 millones de dólares en un plazo de cinco años, en la Iniciativa anual Global Call for Call con el objetivo de unir a los desarrolladores del mundo y aprovechar las tecnologías de datos e inteligencia artificial, blockchain, cloud e internet de las cosas (IoT), para abordar desafíos sociales.
En IBM están aprovechando el poder de las tecnologías como AI, blockchain, IoT y cloud para abordar algunas de las mayores oportunidades y desafíos en los negocios y con Call for Code y están llamando a todos los desarrolladores para unirse y a utilizar estas mismas tecnologías de vanguardia para ayudar a las personas, a sus comunidades y la sociedad.
A través de Call for Code, IBM y David Clark Cause están uniendo fuerzas con la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y con su enfoque de la acción humanitaria basado en los derechos humanos, que se enfoca en garantizar la participación de los grupos afectados en los esfuerzos de preparación, respuesta y recuperación. 
Call for Code invita a los desarrolladores a crear nuevas aplicaciones para ayudar a las comunidades y a las personas a prepararse mejor para los desastres naturales. Por ejemplo, los desarrolladores pueden crear una aplicación que utilice datos meteorológicos e información de la cadena de suministro para alertar a las farmacias a que aumenten los suministros de medicamentos, agua embotellada y otros artículos, en función de la predicción de alteraciones climáticas. O podría ser una aplicación que predice cuándo y dónde será más grave el desastre, para que las cuadrillas de emergencia puedas despacharse con anticipación y en cantidades adecuadas para tratar a los necesitados.
La inversión de USD 30 millones a lo largo de cinco años de IBM financiará el acceso a herramientas de desarrollado, tecnología, código gratuito y capacitación con expertos. El equipo ganador recibirá el primer Premio Global Call for Code, un premio con valor monetario y tal vez, aún más valioso, tendrá acceso a apoyo a largo plazo, para ayudar a convertir su idea de un prototipo a la aplicación en el mundo real. Esto incluye el soporte continuo a los desarrolladores, a través de la asociación de IBM con la Fundación Linux.
Los desarrolladores pueden registrarse en Callforcode.org. y los proyectos pueden presentarse individualmente o en equipos de hasta 5 personas, entre el 18 de junio de 2018 y el 31 de agosto de 2018. Los encargados seleccionarán 30 semifinalistas en septiembre y un jurado prominente, que incluirá a algunas de las figuras más destacadas de la tecnología a nivel mundial, elegirá la solución ganadora entre tres finalistas.  El ganador se anunciará en octubre de 2018, durante un evento de concierto y premiación con transmisión en vivo, coordinado por David Clark Cause.